Poet's Abbey (Blog de lecturas)


Antígona


Existen leyes no escritas impresas en el corazón del hombre. Las leyes de la ética pueden ser distintas a las leyes morales de cada sociedad. Como canta el coro: "La existencia del mundo es de un estupor infinito, pero nada más en el hombre es estupendo".

En esta gran obra de teatro de Sófocles, la heroína desobedece a la moral y a las normas de su pueblo para enterrar el cuerpo inerte de su hermano, porque su corazón le inspira la compasión. Y eso dota a este personaje de una inmnesa humanidad en el compromiso de la existencia en la realidad.



CREONTE- ¿Y, a pesar de ello, te atreviste a trangredir estos decretos?

ANTÍGONA- No fue Zeus el que los ha mandado publicar, no la Justicia que vive con los dioses de abajo la que fijó tales leyes para los hombres. No pensaba que tus proclamas tuvieran tanto poder como para que un mortal pudiera trasgredir las leyes no escritas e inquebrantables de los dioses. Éstas no son de hoy ni ayer, sino de siempre, y nadie sabe de dónde surgieron.

Sófocles, Antígona, 442 a. C.

Comentarios