Poet's Abbey (Blog de lecturas)


La pianista

La escritora austríaca Elfriede Jelinek narra la historia de Erika Kohut, una triste profesora de piano que, a sus cuarenta años, todavía vive bajo la tiranía de una madre desquiciada. 

Erika es incapaz de quererse y hacerse respetar. Hasta la música, que podría ser su escapatoria, forma parte del control asfixiante de su madre. Es víctima de una terrible educación sin libertad. Ella está enferma. Se hiere a sí misma con objetos punzantes y se pierde sola en los pozos más oscuros del sexo. Porque está reprimida y no sabe lo qué es el amor. Nadie le ha enseñado. 

De pronto aperece un alumno apuesto, Walter, que se encapricha de ella y la utiliza como un objeto.

Esta polémica novela de la ganadora del Nobel de Literatura de 2004 es una obra durísima sobre las cadenas invisibles de la mujer reprimida e inocente, víctima de una educación autoritaria y cruel. Es la trágica historia de una violación de alguien que nunca fue libre.


De camino a la escuela Erika ve inevitablemente por todos lados la destrucción de individuos y comestibles, pocas veces ve que algo crece y florece. Tan sólo en el parque del ayuntamiento o en el parque público, donde las rosas y los tulipanes brotan carnosos. Pero incluso éstos se precipitan, porque llevan en sí mismos el proceso de descomposición. Es lo que piensa Erika. En sólo el arte tiene una existencia más duradera. Erika lo cuida, lo poda, lo ata a una guía, lo desmaleza y finalmente cosecha. Pero, ¿quién sabe todo lo que se ha perdido o ha sido acallado injustamente? Cada día muere una pieza musical, una novela o un poema porque ya no posee razón de existencia en nuestro tiempo. Y lo que parecía eterno ha perecido, ya nadie lo conoce. Aun cuando habría merecido seguir existiendo. En el curso de piano de Erika ya hay niños que machacan a Mozart o a Haydn, los más avanzados se deslizan sobre los patines de Brahms y Schumann, cubriendo el bosque de la literatura musical con sus babas de caracol

Elfriede Jelinek, La pianista, 1983

Comentarios