Poet's Abbey (Blog de lecturas)


84 Charing Cross Road

En este mundo ajetreado, en esta dictadura hedonista de lo inmediato, donde el deseo es esclavo de la necesidad, saber esperar la llegada de una carta, que ha sido escrita a mano en un papel rugoso y azulado, metida en un sobre con un sello y echada en un buzón de correos de la calle, se convierte en un placer auténtico. Paciencia y paz van de la mano.

Cuando vivía en Suecia, y descubría un sobre de un amigo en el buzón, lo agarraba con una infinita alegría y me lo llevaba en la bici hasta el lago Varpan. En soledad, abría la carta y la leía despacio. En aquel momento mágico, es como si mi amigo estuviera conmigo, a mi lado. Me sentía acompañado, a pesar de la distancia.

Ahora que el otoño ha llegado y los árboles de mi calle se mudan de amarillo y rojo, y tanta nostalgia de Ti nace, de aquellos tiempos en el norte, descubro una obra deliciosa de la escritora Helene Hanff, que evoca una sencilla historia de amor a los libros viejos y olvidados, y a la entrañable correspondencia de las cartas escritas a mano.


I take time out from housecleaning my bookshelves and sitting on the rug surrounded by books in every direction...

Helene Hanff, 84 Charing Cross Road, 1970

Comentarios