Poet's Abbey (Blog de lecturas)


Divina Comedia

Decidme si habéis encontrado alguna vez una descripción mejor de lo que somos nosotros en el mundo moderno. La experiencia de sentirse perdido y abandonado en la oscuridad de la selva de la vida es amarga y angustiosa como la misma nada de la muerte. 

El gran poeta renacentista italiano afinó las cuerdas de su humanidad para componer unos versos magistrales y eternos. Puedo leer la Comedia en el siglo XXI y descubro que la experiencia personal  y única de Dante vibra también en mi propia vida. Y siento que el corazón está hecho de la misma manera, para el infinito.

 Y en medio ya del viaje mítico y, ya en el séptimo círculo del infierno, nos encontramos a Capaneo, ese hombre musculoso y soberbio, encadenado por Dios, que le grita: "Yo no puedo librarme de estas cadenas porque me tienes aprisionado aquí. Pero no me puedes impedir que te maldiga, y yo te maldigo". Así, en Capaneo, podemos ver al hombre moderno. ¿Pero es ésta la verdadera estatura del hombre? ¿No es más grande aún amar el infinito? Para renunciar a Dios, el hombre renuncia a sí mismo.

Como anécdota, los últimos versos de esta obra inmortal estuvieron perdidos unos años, hasta que los hijos del autor los encontraron en una casa.


A mitad del camino de la vida

en una selva oscura me encontraba
porque mi ruta hacia extraviado.
¡Cuán dura cosa es decir cuál era
esta salvaje selva, áspera y fuerte
que me vuelve el temor al pensamiento!
Es tan amarga casi cual la muerte.

Dante AlighieriDivina comedia, siglo XIV

Comentarios