Poet's Abbey (Blog de lecturas)


El año de la muerte de Ricardo Reis

Después de unos años en Brasil, el doctor Ricardo Reis (heterónimo del poeta Fernando Pessoa) regresa a su ciudad natal, una Lisboa poéticamente triste y lluviosa

Pasan lentos los días en el hotel, entre cafés, periódicos y paseos. El heterónimo debe enterrar a la persona real que ha muerto, al gran maestro de la palabra de la capital portuguesa. (Si el lector conoce Lisboa, podrá apreciar más las texturas y colores que se narran.)

Y otro escritor compatriota, Saramago, se fija en los pequeños detalles, como buen narrador de historias: en el modo en que el taxista hurga sus dientes con un palillo, o el ruido líquido que hace la punta de hierro de un paraguas en las losas de la acera, en el espectáculo del mundo.


Sabio es el que se contenta con el espectáculo del mundo. (Ricardo Reis)


Va Ricardo Reis calle abajo, sin ninguna prisa, haciendo del paraguas bastón, con la puntera va golpeando en las losas de la acera, en conjunción con el pie del mismo lado, es un son preciso, muy nítido y claro, sin eco, pero en cierto modo líquido, si no es absurda la palabra, decimos que es líquido, o así lo parece, el choque del hierro y la piedra, con esos pensamientos pueriles se distrae... (p. 82)  


José Saramago, El año de la muerte de Ricardo Reis, 1984

Comentarios