Poet's Abbey (Blog de lecturas)


Lecciones de los maestros

La verdadera enseñanza nace del ejemplo que da el maestro, según Sócrates. Porque la educación es siempre ejemplar, el trabajo del niño es mirar y el del adulto es responder a esa exigencia con su vida. 

Para Steiner, los maestros no son sólo quiénes pueden despertar el talento de una persona, sino sobre todo aquellos que "ponen una obsesión en su camino. Prestándoles un libro, quedándose después de las clases, dispuestos a que vayan a buscarlos".



Un maestro invade, irrumpe, puede arrasar con el fin de limpiar y reconstruir. Una enseñanza deficiente, una rutina pedagógica, un estilo de instrucción que, conscientemente o no, sea cínico en sus metas meramente utilitaristas, son destructivas. Arrancan de raíz la esperanza. La mala enseñanza es, casi literalmente, asesina y, metafóricamente, un pecado 

El pulso de la enseñanza es la persuasión. El profesor solicita atención, acuerdo y, óptimamente, disconformidad colaboradora. Invita a la confianza: "sólo se puede cambiar amor por amor y confianza por confianza", como dijo Marx, con idealismo, en sus manuscritos de 1844. 



George SteinerLecciones de los maestros, 2004

Comentarios