Poet's Abbey (Blog de lecturas)


Crepúsculo de los ídolos

La filosofía que no respeta la capacidad de conocimiento de los sentidos es tan abstracta que no tiene cuerpo. Según Nietzsche, todo depende de la mirada subjetiva, de la relatividad misma del sujeto. 

Acaso sólo existen las distintas interpretaciones que hacemos sobre aquello que ha sucedido. 

En esta obra, el filósofo alemán se arma con pura dinamita y clama: 


Hemos quitado de en medio el mundo verdadero; ¿qué mundo ha quedado? ¿quizás el aparente?... ¡Pero no! Con el mundo verdadero hemos eliminado también el aparente!

Friedrich Nietzsche, Crepúsculo de los ídolos, 1889

Comentarios