Poet's Abbey (Blog de lecturas)


La imitación del hombre

El ensayo de Ferran Toutain parte de la idea de Gombrowicz de situar la imitación como núcleo de la construcción humana, con el mito de la autenticidad: "ser hombre implica ser artificial". 

De hecho, ya Aristóteles en su Poética señalaba que lo que distingue al hombre de los otros animales es "en que es más imitador". No hay nada en uno mismo que no provenga de la imitación de otros rostros.

No hay personalidades originales. Todos somos copia de algo. El drama es la relación de cada uno con su propia máscara en el teatro del mundo.



...el orgullo herido es un sentimiento que resiste como ningún otro la erosión del tiempo.

Actuamos o dejamos de actuar de acuerdo con lo que dictan las funciones del personaje que, a partir de un momento dado, nos decidimos a encarnar con más o menos destreza...

El hombre antiguo sufría muchas más calamidades que el hombre moderno; estaba sometido a las inclemencias del tiempo, a las epidemias, a la tiranía divina, pero aún no se confundía del todo, como el hombre de nuestros días, con las tendencias sociales; aún podía responsabilizarse como individuo de su presencia en este mundo.

...son muchas las inteligencias superiores que se dejan gobernar por espíritus mediocres, y muchos los espíritus mediocres atentos a la mínima oportunidad de convertir a un hombre de talento en un lacayo de la mediocridad.

...un estúpido, es decir, una persona especializada en percibir todo buen razonamiento como una ofensa. (...) La opinión es fundamentalmente un aval de la identidad. 


Ferran Toutain, Imitació de l'home, 2012

Comentarios