Poet's Abbey (Blog de lecturas)


Mario y el mago


Poco después de recibir el Premio Nobel en 1929, el gran autor alemán-estadounidense, escribió un relato sobre una familia del norte de Europa que veranea en una villa italiana del sur, Torre di Venere. 

En la primera parte, Mann señala el gran contraste cultural entre los dos países cuándo la hija de ocho años se baña desnuda en la playa, y los italianos, hipócritas y moralistas, se mofan e incluso la denuncian. 

En la segunda, hay una gran actuación del mago Cipolla (tiene su gracia el nombre), que manipula a un público aborregado con sus trucos. Muchos han visto en este mago la figura negra del dictador Mussolini, como alegoría de todas las tiranías, que, incluso hoy, siguen influyendo con su poder a los pueblos sin pensamiento crítico.


Era horrible cómo el impostor fingía cariño, encogía coquetonamente los hombros oblicuos, daba una expresión de nostalgia a los ojos subrayados con ojeras y con sonrisa dulzona enseñaba sus mellados dientes.

Thomas Mann, Mario y el mago, 1929

Comentarios