Poet's Abbey (Blog de lecturas)


Poder y resistencia en la filosofía de Michel Foucault


 

Foucault, nieto de los "filósofos de la sospecha" y padre de Mayo del 68, es sin duda uno de los pensadores más influyentes de nuestros tiempos. Sin embargo, sus seguidores muchas veces lo han leído en diagonal y no se han aventurado a una lectura profunda de un autor de mente brillante y alma perversa, el alma de un pederasta que abusó de niños en Túnez (que se sepa que no sólo los griegos clásicos cometían esas atrocidades).

La "caja de herramientas" que fue su filosofía puede usarse para lo que sea, pues un destornillador puede usarse bien o mal. Muchas veces se han utilizado sus expresiones o citas para reforzar puntos de vista muy sesgados que conducen a interpretaciones confusas y divergentes. 

En este breve ensayo filosófico, el investigador Miguel Ángel Cortés explora la problemática del "poder" en la obra de Foucault, un concepto que sólo se entiende desde su carácter relacional, que se muestra desde una red variable y rizomática, de modo que el poder es más productivo que represivo en la génesis del sujeto moderno, esclavo deshumanizado del panóptico de Bentham

Sin embargo, si el poder no es esencialmente represivo y se ejerce más que se posee, ¿de dónde nace la esperanza de nuestra liberación en una "sociedad del control" o en este panóptico en que vivimos?


Foucault:

El poder no oprime [...] porque proporciona placer [...] y el poder puede crear.

Efectivamente, es el momento en el que se percibió que, para la economía del poder, era más eficaz y rentable vigilar que castigar.

Si el poder fuese únicamente represivo, si no hiciera nunca otra cosa más que decir no, ¿cree realmente que se le obedecería?

El poder, eso no existe [...], consiste en realidad en unas relaciones...

El poder existe solamente cuando se pone en acción...


El autor:

El poder es tomado en su aspecto relacional [...] más que reprimir o prohibir, tiene un carácter productivo: produce poder, conocimiento, verdad...

El sexo, en nuestra sociedad, ha pasado a ser la razón de todo [...], el reflejo de nuestra identidad absoluta.

Foucault rompe con la tradición que presupone que allí donde hay poder no puede haber saber verdadero, y que todo poder es ante todo represivo.

El sujeto ya no es una realidad transida por las relaciones de poder, sino un actor que ejerce poder sobre otro o lo padece.


Miguel Ángel Cortés, Poder y resistencia en la filosofía de Michel Foucault, 2010

Comentarios