Poet's Abbey (Blog de lecturas)


La señora Dalloway



El fluir de la conciencia de una galería de personajes infelices nos va llevando, a través de las escenas cotidianas y los recuerdos del calor del mes de junio, a la gran fiesta que ha convocado una noche de verano la señora Clarissa Dalloway. 

De todo el desfile de personajes, cabe destacar a Septimus Warren Smith, un veterano que ha sufrido en sus propias carnes la violencia de las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Trastocado por el horror de la sangre y las bombas, vio morir a su mejor amigo, Evans, sin inmutarse.

 Se dice que el plan literario incicial de la genial escritora Virginia Woolf era que la protagonista de esta novela, Clarissa Dalloway, se sucidara en su propia fiesta veraniega. Sin embargo, al final decidió que no fuera la anfitriona, sino otro personaje, que ha sufrido lo indecible, que salta por la ventana para preservar la pureza de la felicidad.



No se puede traer niños a un mundo como éste. No se puede perpetuar el sufrimiento ni aumentar la raza de estos lujuriosos animales, que no tienen emociones duraderas, sino sólo caprichos y vanidados que los llevan hacia un lado, hacia el otro [...] porque la verdad es que los seres humanos no tienen ni bondad, ni fe, ni caridad, más allá de aumentar el placer del momento.

Virginia Woolf, Mrs Dalloway, 1925

Comentarios